Mi cuenta
Contacto
Enviar mi manuscrito, mi novela, mi libro a editoriales y agencias literarias
Enviar mi manuscrito, mi novela, mi libro a editoriales y agencias literarias
Enviar mi manuscrito, mi novela, mi libro a editoriales y agencias literarias

Libro: El Esclavo De Los Deseos

El Esclavo De Los Deseos
Título: El Esclavo De Los Deseos

Autor: Ricardo Blanco Archilla | Editorial: Amazon | Año: 2015 | €: 9,87
Genero: Misterio, Fantástica, Novela negra, Terror, comprar
Si los anhelos de nuestro subconsciente se hicieran realidad todos seriamos asesinos en serie, afortunadamente la razón se impone a los deseos, la mayoría de las veces…

Descripción de: El Esclavo De Los Deseos

Si los anhelos de nuestro subconsciente se hicieran realidad todos seriamos asesinos en serie, afortunadamente la razón se impone a los deseos, la mayoría de las veces…

Los problemas de Pedro son los de un chico cualquiera de dieciséis años. Busca conquistar a Maite, su amor platónico, dando una fiesta en su casa aprovechando la ausencia de sus padres. Lamentablemente sus planes se van al traste cuando entra en escena el ex novio de la chica, que consigue que al protagonista se le despierten sus instintos más básicos deseando la muerte del aguafiestas. Lo sorprendente es que su siniestro deseo se hace realidad, y Juan resulta brutalmente asesinado por un invitado inesperado.
Seis años después, el grupo de amigos que fue testigo de la tragedia intenta seguir con sus vidas, pero la puesta en libertad del supuesto culpable del asesinato hace de desencadenante para que la pesadilla comience de nuevo. Toni, un gitano que trabajaba como camello en la zona, fue condenado injustamente y busca venganza contra los chicos que le acusaron utilizando sus dotes como hacker informático.
Pedro intenta seguir con su vida, pero sabe que Toni ha estado en prisión injustamente, ya que él vio el rostro del verdadero asesino. El problema es que no parece ser un hombre, sino un terrible monstruo sacado de sus más profundos temores. La muerte y la destrucción rodean a Pedro a lo largo de la búsqueda de evidencias, mientras intenta infructuosamente seguir con su vida cotidiana.
La investigación da un giro cuando se encuentran con un personaje inesperado, un misterioso chaman africano al que una de las chicas le robó una supuesta poción de amor, y que les recibe en pijama de cuadros y zapatillas de peluche...

Booktrailer: "https://www.youtube.com/watch?v=9kfEX1rYcyE"

Fragmento de: El Esclavo De Los Deseos

PRÓLOGO.
La luz de las velas iluminaba el desván, haciendo bailar las sombras fantasmagóricas de cientos de objetos. Las desordenadas estanterías guardaban inconcebibles reliquias de todas partes del mundo, algunas eran frascos de cristal que dejaban ver, a través de capas de polvo estratificado, criaturas que sólo la imaginación de algún psicópata alucinado podría crear.
Las manos del hombre se movían rítmicamente, trabajaba con un mortero de madera enmohecido por años de uso, primero despacio y luego deprisa en una cadencia que imprimía como un autómata. La concentración hacía que el sudor perlará su frente morena, curtida por los años y la intemperie. Era consciente de todas y cada una de las gotas, las percibía igual que controlaba cada uno de los elementos que se combinaban en la cazoleta tallada del corazón de un baobab. Si una sola partícula de sudor caía en la mezcla, todo se echaría a perder.
Cubría su cara con una máscara que le permitía respirar tranquilo, e impedía que saliva u otros elementos indeseados cayeran accidentalmente sobre el mortero, provocando un desastre. Sus manos desnudas se habían vuelto completamente blancas por el polvillo de los cientos de ingredientes que llevaba horas machacando. Sin duda era uno de los compuestos más difíciles que había tenido que preparar, sólo lo había hecho antes una vez, y el resultado no fue el deseado, algo falló entonces y tenía que estar seguro de que no volvería a pasar.
Sólo podía encontrar el ingrediente principal una vez cada seis años, así que el anterior cliente quedó completamente decepcionado cuando le dijo que tendría que esperar todo ese tiempo. Perdió todo su prestigio, se tuvo que dedicar a tareas menores para subsistir.
Sus dedos agiles cogieron el último de los delicados elementos que quedaban para completar, por fin, el deseado trabajo con el que esperaba conseguir el dinero suficiente para satisfacer los caprichos de Roxanne. Cada vez era más difícil conseguir que sonriera, era como si el amor que antes le tenía se estuviera consumiendo como las velas de cera, tan negra como su piel, que le rodeaban por todas partes.
Sabía que era la parte más difícil, cogió el polvillo verduzco y lo incorporó a la mezcla con cuidado, si lo hacía demasiado deprisa podría provocar una combustión espontánea. Su corazón latió un momento demasiado deprisa, provocando un temblor imperceptible para el ojo inexperto, para él fue una clara evidencia de que se estaba haciendo viejo. Veinte años atrás habría hecho el compuesto sin pestañear, ahora todo era diferente.
Desde que había llegado a España los encargos eran cada vez más infrecuentes, se veía relegado a hacer trabajos mediocres, incluso algunos de ellos eran ficticios. Si su maestro le viera faltando a alguno de sus sagrados contratos le mandaría directo al infierno sin esperar una explicación. Este era diferente, por fin un verdadero cometido, digno de su categoría, su cliente era un miembro respetable de la comunidad, la discreción era fundamental.
La llamarada azul verdosa se elevó un instante, atrayendo hacia si el resto las llamas como una madre que pide a sus hijos pequeños que acudan a casa para dormir, después se apagó tan rápido como había empezado. Era la señal de que todo estaba bien, el hombre respiró hondo y se quitó la máscara, a partir de aquí el trabajo era mucho más sencillo, sacó una botellita que contenía un líquido transparente, cogió una pizca de la mezcla entre los dedos y lo puso en su interior. El fluido fue del azul al rojo pasando por todos los colores intermedios en una décima de segundo, para quedarse después completamente traslucido. Puso un tapón adecuado y lo sello con cera de la vela más cercana. Una vez terminado se sintió mejor.
Miró la cantidad de mezcla que había en el mortero, podría hacer cientos de botellitas, fácilmente sacaría dinero suficiente por ellas para comprar una isla pequeña. Cogió la botella de agua mineral que mantenía bajo la banqueta en la que estaba sentado y la vertió sin dudar sobre la cazoleta. El líquido se puso negro, después de echar una pequeña nubecilla de humo en forma de protesta se puso duro como una piedra, las velas se apagaron todas a la vez y la temperatura del cuarto bajó de golpe.
El hombre no se asustó por el fenómeno, tendría que comprar un mortero nuevo, tendría que olvidarse de islas en forma de palmera de países gobernados por hijos de pastores y tendría que conseguir un buen escondite para el frasquito que apretaba en su puño. Estiró la otra mano y accionó el interruptor.
La luz del fluorescente iluminó el pequeño trastero sin ventanas, los frascos se apilaban sobre las estanterías metálicas en un caos sólo ordenado para una persona. Escogió uno opaco de color negro, tenía una etiqueta explicita de una calavera con dos tibias cruzadas, lo abrió y metió el otro más pequeño que contenía buena parte de su futuro inmediato, después lo puso todo en el fondo del estante más elevado, a pesar de estar a casi dos metros del suelo el hombre lo alcanzó sin dificultad, era alto incluso para los estándares de las gentes de su etnia.
La manilla de la puerta se movió despacio, el pestillo hizo su función. — ¿Quién es?— la voz se le entrecortó, llevaba horas sin hablar ni beber nada, después de un momento de silencio una voz familiar le respondió.
—Soy yo, Roxanne—. Nadie más se atrevería a ir allí intencionadamente, el hombre se acercó a la pequeña pila en un rincón del cuarto y se lavó cuidadosamente las manos eliminando cualquier impureza que pudiera quedar. Después escondió el destrozado mortero y la máscara bajo la pequeña mesa de camping que ocupaba casi todo el espacio que no utilizaban los abarrotados estantes. Guardó los frasquitos con los ingredientes que estaban esparcidos y los colocó meticulosamente. Para cuando abrió la puerta habían pasado casi diez minutos, Roxanne esperaba pacientemente con los brazos cruzados sobre sus generosos senos.
—Te he dicho que no puedes venir aquí— dijo él con voz átona, ella arrugó la nariz, los efluvios que salían del trastero del bloque de pisos que utilizaba como laboratorio resultaban repulsivos para los que no estaban acostumbrados.
—Llevas aquí arriba todo el día, pensé que tendrías hambre—respondió Roxanne en un tono casi inaudible, los ojos clavados en la punta de sus zapatos como si fueran la cosa más interesante del mundo.
—Aun así no deberías haber subido— estiró la mano para acariciar las rastas de su pelo, se había hecho unas mechas de color que contrastaban con su piel oscura. La mujer se encogió ligeramente al sentir el contacto, después se retiró y le miró un momento, el hombre vio miedo en sus ojos.
—Perdona, no volverá a pasar—ella se dio la vuelta y se fue corriendo escaleras abajo, el hombre escuchó el portazo de la puerta de su casa, a pesar de encontrarse tres plantas abajo.
La relación estaba cada vez más deteriorada, necesitaba el dinero como fuera para poder escapar de ese barrio, con lo que le iban a pagar conseguiría una buena casa en un pueblo pequeño, comprarían unos pocos animales y vivirían con lo básico. Cuando era niño había sido feliz con poco, después la ambición y la codicia habían dado al traste con años de aprendizaje, había renunciado al puesto que le correspondía por derecho y se había embarcado en un absurdo viaje que había acabado en España, después de casi morir en una patera junto con otras treinta personas, en una embarcación de poco más de ocho metros de largo por uno y medio de ancho.
No necesitaba mucho, sólo lo justo para volver a empezar, recuperaría el amor de Roxanne, ella era más valiosa que el oro.

Tu comentario

Deja tu comentario u opinión sobre: El Esclavo De Los Deseos
Recuerda que para poder realizar comentarios has de estar Registrado como usuario.
 
Usuario:
Clave:
Escribe aquí tu comentario con un máximo de Caracteres



Tienda de camisetas de Mimanuscrito

Te invito a visitar la tienda de camisetas de Mimanuscrito.com

Encontrarás un montón de productos, desde camisetas para chicas, chicos y niños, hasta gorras, tazas y bolsas de tela.
Tienda de camisetas de Mimanuscrito
Más de 200 diseños de camisetas con temática western, halloween, ovnis, radioactivas, veraniegas...

Z99 Visitar la tienda de camisetas de Mimanuscrito.com

Webs para autores y editoriales

Descarga gratis todas las páginas web de los siguientes enlaces. Listas para descargar y publicar en tu dominio.

Descargar páginas web php


13 páginas php pack300

15 páginas php pack201

16 páginas php pack202

Audiolibros

Para las personas con problemas visuales, una gran opción son los audiolibros. En nuestra sección de Audiolibros, te proponemos algunas opciones tomadas de Ivoox

Acceso a editoriales y agencias literarias Te tengo

(Microrrelato en La Rosa de los Vientos) De Martín Brocos

Acceso a editoriales y agencias literarias La vida es sueño

De Pedro Calderón de la Barca

Acceso a editoriales y agencias literarias Crónica de una muerte anunciada

De Gabriel García Márquez

Acceso a editoriales y agencias literarias El Gato Negro

Edgar Allan Poe

Colabora

Te invito a conocer y a colaborar con estas asociaciones y fundaciones que ayudan a niños con cáncer y a personas discapacitadas.

ONCE

Fundación ONCE

La Fundación ONCE realiza programas de integración laboral, formación y empleo para personas discapacitadas.
Z99 Web Fundación ONCE
AFANOC

AFANOC

La Asociación de padres, amigos y familiares de niños con Cáncer.
Z99 Web AFANOC
Asociación española contra en cáncer

AECC

Conoce y colabora con la Asociación Española Contra el Cáncer
Z99 Web AECC
Obra social San Juan de Dios

Obra Social SJDD

Conoce y colabora con la Obra Social Sant Joan De Déu
Z99 Web OSSJDD
Mimanuscrito  Tienda de camisetas en Spreadshirt  Mimanuscrito en Facebook  Mimanuscrito.com en Twitter  Blog de Mimanuscrito
En Mimanuscrito.com encontrarás 48 editoriales y 4.318 usuarios registrados, 59 manuscritos disponibles, y 65.865 visitas a esta página
Mimanuscrito.com Gestión y lectura de manuscritos originales